Y recuerda siempre que no eres tú el que elegiste los títeres ,

 fueron ellos los que te han elegido a ti.

                                     Roberto Espina (Argentina)

 
 

 

Ah, comme je voudrais                        Como quisieraque

fleurisse sous mes mains   que ese espectáculo maravilloso

ce spectacle                                     nunca visto

mervelleux á jamais.                 floreciese de mis manos.

 

Mais si  non                                          Pero , si no

que ce soit par un autre ,             que florezca de otras…

L´espérer vaut la vie.             ese sueño bien vale la vida.

Michael Meschke (Suecia)

 

 

 

 

Los títeres vienen de muy lejos. Es perderse en el misterio pretender buscar su origen. Nacieron con la imaginación, y pertenecen a todos los tiempos y a todos los lugares de la tierra.¿Cómo puede precisarse un determinado lugar geográfico para ubicar el nacimiento y la infancia del títere?¿En qué lugar preciso puede fijarse el nacimiento del hombre?

Y el títere?-es mejor divagar sobre su origen- nació cuando el hombre, el primer hombre, bajó la cabeza por primera vez , en el deslumbramiento del primer amanecer, y vio a su sombra proyectarse en el suelo, cuando los ríos y las tierras no tenían nombre todavía.

                                    Javier Villafañe (Argentina)

 
 

 

SOLEDADES

En un mundo sin moralidad y que utiliza al artista como ornamento de diversión y evasión con que olvidar su inconfesable realidad cotidiana, reivindico la figura del artista desnudo, libre de parafernalias ajenas a su creación. La imaginación contra la electrónica galáctico-robótica .Poética contra vulgaridad. Reivindico el títere como hecho teatral y lucho para que la misma gente de teatro lo considere como tal. Cuando un muñeco que se mueve en el escenario es capaz de sorprendernos y ponernos la piel de gallina, un hecho mágico se ha producido : “la ilusión”. Por un momento hemos llegado a ver un muñeco vivo , un objeto. reduciéndonos a su tamaño el títere puede llegar a tocar fibras muy escondidas de nuestra sensibilidad . Los títeres , mudos compañeros de mirada imperturbablemente penetrante , me han hecho sentirme reflejado en sus movimientos. Espejo de nuestras almas tanto en la bondad como en lo mezquino, nos hablan de nuestras propias soledades.

ESO DE SER TITIRITERO

Boquiabierto como, si no hubiera superado los diez años de edad, el marionetista es un extraño excéntrico que se entrega a sus muñecos con una curiosa relación paternal y los presenta al público con la plena convicción de que se trata de seres mágicamente dotados de vida. Capaz de transmitir el alma y la voz a un montón de personajes que sus manos animarán , el titiritero, heredero espiritual del chamán y el bufón, representa los valores del loco de tarot.                      

  Visionario, ilusionista que llega a impresionar a carácteres sensibles, no le cuesta nada vivir el idealismo y la fantasía. Para él sus títeres  no son un trabajo , son una forma de vida. Aún considerado socialmente persona de mal vivir ,trashumante y mendigo , la sociedad no hace todavía lo suficiente para que deje de serlo y así, aunque ha cambiado el carro y el grito por la furgona y el micro, definitivamente no es profesión para los que quieren llegar a fin de mes.

Edu Borja (España)